Carta a la FEAE de María Sarmentera...Tempranillos al Mundo

Sumiller Colaboradora de Tempranillos al Mundo 2014

La Dirección de Tempranillos al Mundo quiere agradecer personalmente la carta a la FEAE de María Sarmentera (colaboradora de Tempranillos al Mundo 2014). Todo un placer contar con vuestra profesionalidad y esfuerzo!!

 

He visto durante varios días un concurso mundial: -Tempranillos al Mundo.-

Soy sumiller, acuno botellas escondidas en sacos oscuros sin nombre. Nadie conoce qué es lo que va a probar. Enologos, profesionales del sector…en fin…un mundo entero analizando y dando nota a una uva tan pequeña y temprana para entender su personalidad.

Una gigante extensa, diosa del vino hecho nombre. Más de trescientas bodegas. Aparece joven y afrutada. En otras ocasiones envejecida en madera para camuflarse y ser más distante. Entiendo su esencia. Los catadores queman sus paladares con un diálogo excesivo, constante, inquietante, fanáticos de la llamada de viñas quietas que lloran sangre maestra. A veces aparecen discusiones acerca de los diálogos con las copas cristalinas que envuelven vinos semejantes a niños traviesos. Escenas complejas repletas de visiones táctiles o poéticas.

Tras la puesta en marcha un grupo de personas clasifican, preparan, observan, cuidan y admiran a todos los que quieren mostrar sus obras. Mucho trabajo, mucho amor, mucha profesionalidad, mucha dedicación para una puerta entreabierta hacia la gloria. Un tempranillo tras otro derramándose en cristales limpios, siendo juzgados por sus perfiles sin aristas o con ellas mismas.

Tempranillos al Mundo con acierto humano, con satisfacción, con carácter de una uva autóctona sinonimica en la geografía española pero siempre la misma. Orgullosa, tranquila y eterna. Cinco comités catando a la vez. Horas de conversación…copas que se cambian para volver a empezar.
Vino amante, errante y poderoso en cada instante.
Trasiegos humanos yendo y viniendo con protocolos en un concurso que clama belleza cada segundo. Tempranillos al Mundo. Nadie mira a nadie. Cada uno hace una terapia con el color, con el aroma, con el gusto. Monastrell uva invitada aparece de vez en cuando. Increíble la exactitud, la corporeidad en palabras que quizás definan esencias o no lo puedan hacer. Me duelen las manos de tanto derramar vidas fermentadas, vidas que quieren gritar. No hay más talento que lo que las viñas ceden. No hay más energía que los pasos vendimiados…..retratados en mesas preparadas por los que cuidan del suelo y del espacio.

Tempranillos al Mundo. Un planeta global de taninos acariciando lenguas, balsámicos rozando las manos que lo promulgan.
Soy sumiller, guardiana de una religión templaria llamada:-Vida, vino, alimento y sangre.

 

By María Sarmentera

 

¡¡GRACIAS!!

feae-logo-550

Publica tu Comentario

Tu Correo Electrónico no será publicado.

Puedes usar HTML. En concreto, puedes usar estas etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Della Toffola

Agrovin

Marzola

Piedade