Posibilidad de despido durante situación de ERTE

En el contexto actual de la pandemia mundial, muchas empresas se han visto obligadas a recurrir a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) como medida para hacer frente a la falta de actividad y a la disminución de ingresos. Estos ERTE permiten a las empresas suspender temporalmente los contratos de trabajo o reducir la jornada laboral de sus empleados, mientras se mantienen los derechos laborales y se garantiza cierta estabilidad económica. Sin embargo, surge la duda sobre la posibilidad de despido durante esta situación de ERTE. En este contenido, exploraremos dicha posibilidad y analizaremos las implicaciones legales que puedan surgir.

Despido permitido tras ERTE

El despido permitido tras un ERTE es una situación que puede darse después de que una empresa haya llevado a cabo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Un ERTE es una medida que permite a las empresas suspender temporalmente los contratos de trabajo o reducir la jornada laboral de sus empleados debido a situaciones económicas, técnicas, organizativas o de fuerza mayor.

Durante el periodo de vigencia del ERTE, la empresa no puede realizar despidos objetivos o colectivos. Sin embargo, una vez finalizado el ERTE, la empresa puede llevar a cabo despidos si cumple con los requisitos legales establecidos.

En primer lugar, la empresa debe realizar un análisis exhaustivo de la situación económica y organizativa para justificar el despido. Este análisis debe demostrar que la empresa no puede mantener los puestos de trabajo debido a causas objetivas y razonables. Algunas de estas causas pueden ser la falta de actividad, la disminución de ingresos o la reestructuración empresarial.

Además, la empresa debe seguir el procedimiento legal establecido para llevar a cabo un despido objetivo. Esto implica comunicar al trabajador su intención de despedirlo, justificar las causas del despido y ofrecer una indemnización económica si corresponde.

Es importante destacar que el despido permitido tras un ERTE no es automático ni una consecuencia directa del ERTE en sí. Cada caso debe ser analizado de manera individual y cumplir con los requisitos legales para ser considerado válido.

Impacto del ERTE en indemnización por despido

El ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es una medida que permite a las empresas suspender o reducir temporalmente los contratos de trabajo debido a circunstancias excepcionales, como crisis económicas o situaciones de fuerza mayor.

En el contexto de un despido, el impacto del ERTE en la indemnización puede variar dependiendo de varios factores.

1. Duración del ERTE: Si el ERTE es de carácter temporal y se recupera la actividad laboral normal después de su finalización, la indemnización por despido se calculará sobre la base del tiempo trabajado antes y después del ERTE. Es decir, el periodo en el que el contrato estuvo suspendido o reducido no se tendrá en cuenta para el cálculo de la indemnización.

2.

Indemnización por despido improcedente: En caso de que el despido sea declarado improcedente, el trabajador tendrá derecho a una indemnización. En este caso, el ERTE no afecta a la cuantía de la indemnización, ya que se calculará en base a la antigüedad y salario del trabajador en el momento del despido.

3. Indemnización por despido objetivo: Si el despido se realiza por causas objetivas, como por ejemplo una reestructuración empresarial, el ERTE puede tener un impacto en la indemnización. En estos casos, se puede considerar el tiempo en el que el contrato estuvo suspendido o reducido como parte del periodo de preaviso necesario para el despido objetivo.

Es importante tener en cuenta que las condiciones y efectos del ERTE en la indemnización por despido pueden variar según la legislación laboral de cada país. Por lo tanto, es recomendable consultar y seguir las leyes y regulaciones específicas de cada jurisdicción.

Mi recomendación final para una persona interesada en la posibilidad de despido durante una situación de ERTE es que se mantenga informada y tome medidas proactivas para proteger sus derechos laborales.

En primer lugar, es importante que la persona se mantenga al tanto de las leyes y regulaciones laborales específicas de su país o región en relación con los despidos durante un ERTE. Esto incluye conocer los criterios y procedimientos que debe seguir el empleador para realizar un despido justificado y cómo se aplicarían en su situación particular.

Además, es crucial que la persona esté al tanto de sus derechos como empleado durante un ERTE. Esto incluye conocer si tiene derecho a una compensación económica o a la reincorporación al trabajo una vez que finalice el ERTE. También es importante estar consciente de los plazos y requisitos que debe cumplir para solicitar dichos derechos.

En caso de que la persona sospeche que su despido durante el ERTE no es justificado o que se están violando sus derechos laborales, es fundamental que busque asesoramiento legal. Puede acudir a un abogado especializado en derecho laboral o a un sindicato para que le brinden orientación y apoyo en su caso.

Por último, es recomendable que la persona mantenga una actitud proactiva y se comunique de manera clara y directa con su empleador. Si tiene dudas o inquietudes sobre su situación laboral durante el ERTE, debe expresarlas y buscar aclaraciones. Esto puede ayudar a prevenir malentendidos y conflictos, y posiblemente abrir la puerta a soluciones amigables.

En resumen, mi consejo final para una persona interesada en la posibilidad de despido durante una situación de ERTE es que se mantenga informada, conozca sus derechos laborales, busque asesoramiento legal si es necesario y se comunique de manera clara y directa con su empleador. De esta manera, podrá proteger sus derechos y tomar las mejores decisiones para su situación laboral.

Deja un comentario