Trabajar en excedencia por cuidado de hijos: ¿Es posible?

En el mundo laboral actual, muchas veces nos encontramos con el reto de conciliar nuestra vida profesional con nuestras responsabilidades familiares. En este sentido, la posibilidad de trabajar en excedencia por cuidado de hijos se presenta como una opción que permite a los padres dedicar más tiempo y atención a sus hijos sin tener que renunciar por completo a su empleo. Pero, ¿es realmente posible trabajar en excedencia por cuidado de hijos? En este contenido, exploraremos esta pregunta y analizaremos las condiciones y requisitos para acceder a esta modalidad laboral. Si eres padre o madre y te interesa encontrar un equilibrio entre tu carrera y tu vida familiar, ¡sigue leyendo!

Trabajar durante la excedencia

Trabajar durante la excedencia es una opción que permite a los empleados llevar a cabo otra actividad laboral mientras se encuentran en este período de suspensión temporal de su contrato de trabajo. La excedencia es un derecho que tienen los trabajadores para ausentarse de su empleo durante un tiempo determinado, ya sea por motivos personales, profesionales o de formación.

Existen diferentes tipos de excedencia, como la excedencia voluntaria, en la cual el trabajador decide dejar su empleo por un período determinado sin perder su vínculo con la empresa. Durante esta excedencia, el empleado puede buscar otro trabajo y realizar actividades laborales de forma independiente.

Es importante tener en cuenta que la empresa no está obligada a mantener el puesto de trabajo durante la excedencia voluntaria, por lo que al regresar, el empleado podría no encontrar su puesto original disponible. Sin embargo, la legislación laboral establece que el trabajador tiene derecho a ocupar un puesto similar al que tenía antes de la excedencia.

Además de la excedencia voluntaria, existen otras formas de excedencia como la excedencia por cuidado de hijos, la excedencia por cuidado de familiares o la excedencia por estudios. En cada caso, las condiciones y derechos pueden variar, por lo que es importante consultar la legislación laboral vigente.

Cuando se trabaja durante la excedencia, es fundamental tener en cuenta que se deben cumplir con las normativas laborales y legales correspondientes. Esto implica darse de alta como autónomo, en caso de realizar actividades laborales por cuenta propia, o firmar un contrato de trabajo si se trabaja para otra empresa.

Es recomendable informar a la empresa sobre la decisión de trabajar durante la excedencia, ya que podría existir alguna cláusula en el contrato que establezca restricciones o prohibiciones al respecto. También es importante tener en cuenta que el tiempo de trabajo durante la excedencia no cuenta como tiempo trabajado para la empresa original, por lo que no se acumulan derechos ni se generan prestaciones laborales.

Funcionamiento de la excedencia por cuidado de hijos

La excedencia por cuidado de hijos es un derecho que tienen los trabajadores para ausentarse temporalmente de su puesto de trabajo con el fin de dedicarse al cuidado y atención de sus hijos. A continuación, se detalla el funcionamiento de este tipo de excedencia:

1. Requisitos: Para poder solicitar la excedencia por cuidado de hijos, es necesario cumplir los siguientes requisitos:
a. Tener al menos un año de antigüedad en la empresa.
b. Tener a cargo hijos menores de tres años o hijos con discapacidad que estén a cargo del trabajador.

2. Solicitud: El trabajador debe presentar una solicitud por escrito a la empresa, indicando el período de tiempo durante el cual desea tomar la excedencia. Es recomendable presentar esta solicitud con antelación para que la empresa pueda organizar su ausencia.

3. Duración: La duración de la excedencia por cuidado de hijos es de un mínimo de 3 meses y un máximo de 3 años. La duración exacta dependerá de la decisión del trabajador, quien puede solicitar una prórroga si así lo desea.

4.

Situación laboral: Durante el período de excedencia, el trabajador no percibirá un salario de la empresa, ya que se considera una situación de suspensión temporal del contrato de trabajo. Sin embargo, el trabajador tiene derecho a conservar su puesto de trabajo y a reincorporarse a la empresa una vez finalizada la excedencia.

5. Beneficios sociales: Durante la excedencia por cuidado de hijos, el trabajador no perderá los beneficios sociales que tenía en la empresa, como la antigüedad, las vacaciones acumuladas, etc.

6. Protección laboral: Durante la excedencia, el trabajador está protegido contra el despido, es decir, la empresa no puede despedir al trabajador por el hecho de estar en situación de excedencia por cuidado de hijos.

7. Reincorporación: Una vez finalizada la excedencia, el trabajador tiene derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo en las mismas condiciones que tenía antes de tomar la excedencia. La empresa no puede negarse a la reincorporación, salvo en casos excepcionales.

¡Claro que es posible trabajar en excedencia por cuidado de hijos! Aquí te dejo algunos consejos y recomendaciones:

1. Infórmate sobre tus derechos: Antes de tomar la decisión de solicitar una excedencia por cuidado de hijos, investiga y entérate de cuáles son tus derechos en tu país o región. Averigua la duración máxima de la excedencia, si se te garantiza el regreso al mismo puesto de trabajo o uno similar, y si recibirás algún tipo de remuneración durante este periodo.

2. Planifica tu economía: Una excedencia puede implicar una reducción de ingresos, por lo que es importante que planifiques tus finanzas con anticipación. Haz un presupuesto detallado para asegurarte de que podrás cubrir tus gastos básicos durante ese tiempo.

3. Mantén tus habilidades actualizadas: Aprovecha la excedencia para mantener tus habilidades y conocimientos actualizados. Puedes hacer cursos en línea, asistir a seminarios o participar en actividades relacionadas con tu campo profesional. Esto te permitirá mantenerte competitivo/a y preparado/a para tu regreso al trabajo.

4. Establece una rutina: Aunque estés en excedencia, es importante establecer una rutina diaria para aprovechar al máximo tu tiempo. Organiza tus tareas domésticas, dedica tiempo a cuidar de tus hijos y también a ti mismo/a. Esto te ayudará a mantener un equilibrio entre tu vida personal y profesional.

5. Mantén el contacto con tu empleador: Aunque estés en excedencia, es importante mantener una comunicación fluida con tu empleador. Mantente al tanto de las novedades en tu empresa y demuestra tu interés y compromiso con tu trabajo. Esto te ayudará a mantener una buena relación y facilitará tu regreso al trabajo cuando termine la excedencia.

Recuerda que cada situación es única, por lo que es importante que evalúes tus circunstancias personales y profesionales antes de tomar la decisión de solicitar una excedencia por cuidado de hijos. ¡Buena suerte en tu camino!

Deja un comentario